Ideología y voluntad

Hay dos caminos que se muestran a la vista, dos vías que se exponen como inicio y fin de una sola historia interpretada de distinta manera, en contenido intercambiando, intercalando y superpuesto; tocándose con yemas sencillas y ligeras, una convirtiéndose en la otra y la otra a su vez convirtiéndose en una. Una historia desarrollada por los mismos personajes pero a la vez no los mismos; porque en recipiente, el cascaron de estos sujetos puede ser a la percepción idéntico pero su contenido variará dependiendo del ir y venir de sus historias.

Una cita importante para la interpretación del primer párrafo proviene de Karl Marx “Los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen a su libre arbitrio, bajo circunstancias elegidas por ellos mismos, sino bajo aquellas circunstancias con que se encuentran directamente, que existen y les han sido legadas por el pasado.”(El 18 Brumario de Luis Bonaparte). La vida tanto colectiva como individual esta mediada por la relación de fuerzas entre las determinantes del contexto y de los sujetos mismos, las cuales los llevan a realizar la historia colectiva e individual de una u otra manera.

Pero habría que entender que la voluntad humana juega un papel protagónico en el desenvolvimiento de la historia y la creación del futuro, ¿hasta qué punto somos realmente capaces de cambiar la realidad que nos rodea? Aun sabiendo que un individuo que nace en una determinada situación será en gran medida impedido a cambiarla a su libre albedrio, es por esto que es imprescindible el preguntarse qué le es permitido a la voluntad humana cambiar.

Fotografía: Flor Batista.

Unido a esa cuestión está la pregunta que parece ser de las más importantes; Althusser habla de los mecanismos ideológicos del estado; lugares e instituciones en donde se reproducen las relaciones de producción de esta época, mismas que permiten a la clase dominante perpetrar la explotación de manera continua y que no ponga en peligro su control sobre los medios de producción; escuelas, familia y un gran número de mecanismos predisponen al sujeto a vivir de una manera que le impida entrar en un conflicto con el sistema con el que coexiste, ¿Qué tanto de estas relaciones ideológicas permean nuestro actuar?¿todo lo que hacemos lo hacemos en predisposición de lo que ya se nos ha impregnado?

¿Podemos decir que de verdad actuamos conforme a nuestra propia conciencia?

Mural: Hidalgo, circo político y fuerzas tenebrosas de José Clemente Orozco en el Palacio de Gobierno de Guadalajara, Jalisco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s