Qué es?

La mediación es una actividad que puede ser realizada por cualquier persona, de cualquier ámbito y en cualquier lugar. Es una práctica tan antigua que el primer contacto que se dio entre seres humanos tenía implícita la práctica de mediación. Se ha dado en casi todas las culturas en diversos lugares del mundo, de diferentes maneras, con distintas perspectivas y a partir de las propias concepciones de los involucrados en ella. De manera tradicional podemos concebir a la mediación para la resolución de conflictos, entendiendo que un conflicto no necesariamente debe ser observado y analizado negativamente, sino como aquello que nos sirve para avanzar, mejorar, satisfacer nuestras necesidades o intereses, y encontrar maneras de estar en acuerdo ante nuevas o viejas situaciones. Por lo tanto, la mediación es vista como resolutiva ya que a partir de ella se trata de generar opciones que, de manera cooperativa y creativa, aporten a la solución de conflictos propiciando  a su vez un cambio positivo a partir de acuerdos entre dos o más partes. 
 
A la hora de interactuar con las personas realizamos algún grado de mediación: una manera de intervención de la cual podemos decir que cuando colaboramos, mediamos, cuando compartimos, mediamos, cuando interactuamos con los demás, también mediamos.   
 
Cuando mediamos creamos. Mediamos incluso con nuestras propias ideas. Mediamos a partir del proceso de tomar decisiones conscientes cuando existen diferentes opiniones que puedan llegar a un acuerdo. 
 
Desde nuestro centro, en un ambiente relajado, con respeto e interés por el otro, cooperamos para juntos buscar soluciones que no concluyan en maneras violentasPero ¿cuál es su ejercicio? Con el diálogo y una buena comunicación apostamos a la resolución por vías de la paz, respeto y mutuo acuerdo, escuchando las diferentes posturas y entendiendo al otro. 
Anuncios